Acá...

jueves, 18 de noviembre de 2010

¡Abanderados 2011!

Como dije; estoy en 6to grado, y hoy nos dijeron quienes iban a ser abanderados.
Estábamos sentados en nuestros bancos, como cualquier otro jueves. Con el maestro al frente. Entonces entró la directora, Kuki, y pensé que venía para hablar con las chicas porque hubo unos líos. Pero dijo:
- Bueno... les vamos a decir los abanderados.
Y me empezaron a temblar los dientes, y los labios.
Y pensé "¿Seré yo? No, no puede ser. No, Pau, mejor no te hagas ilusiones que después te re desilusionas.". Entonces Kuki siguió hablando...
- En este grado hay muchos muy buenos, y estamos muy orgullosos y nos costó mucho elegir.
Nunca había dudado eso. Casi todos mis amigos tienen un boletín buenísimo. Y el solo pensar en eso... debo admitirlo; me desilusionó mal. ¿Cómo iba a ganar? ¿Yo...? No.
- En general hay 2, 3, 4, 5 personas con buenas notas, pero acá hay como 12. Así que los abanderados son los primeros 5. Pero felicitaciones a todos, y...
Dejé de escuchar y fantaseé.
¿Y si sí era yo? Digo, mi boletín también era bueno. Me habían dicho que habían posibilidades, pero mis amigos... ¿Qué haría si decían mi nombre? ¿Chillar y disculparme por hacerlo? ¿Sonreír y nada más?
Pero no, eso no podía pasar, algo tan bueno... jamás podría pasarme a mi. De verdad no me tengo mucha fe en general.
- Bueno... el primer abanderado es... ¡Lucas K----e!
(Perdón pero no voy a poner apellidos, ni siquiera el mío.)
Sí, eso podía imaginarmelo. Siempre era bueno en todo, así que no me sorprendí, pero por alguna extraña razón el labio me temblaba. ¿Así que todavía tenía un poco de esperanza?
- La segunda abanderada es...
Para ser sincera, el femenino de esas palabras me alentó.
Y temí derrumbarme si no me nombraban. Había trabajado bastante duro para tener buenas notas.
- ¡Paula Sofía C-----a!
Entonces temí por otra cosa. Se me había parado el corazón por completo. Totalmente.
Juro que en un momento dejé de sentirlo.
Pero después volvió a empezar a latir, aunque ahora lo hacía como loco.
Y me temblaron las rodillas. Pensé que iba a caerme, o llorar, o gritar, o...
Pero las piernas no me respondían, y cuando puse levantarme e ir a saludar a Kuki, al director y a mis maestros, casi voy corriendo.
Me acerqué a Kuki, que me dio un sobre.
Mientras la abrazaba, le susurré:
- Me tiemblan las piernas.
Como la voz también me temblaba, me salió en un volúmen lo suficientemente alto como para que también lo oigan los maestros que estaba cerca.
Rieron.
¿Cuando voy a despertarme?, pensé.
Me fui a sentar y dijeron el nombre de los 3 abanderados que faltaban. Pero yo ya había dejado de escuchar por completo.
Yo solo podía ver la carta. Y ni siquiera daba crédito a mis ojos.
Pero ahora estoy SÚPER, SÚPER contenta.
(Aunque un poco culpable, porque aunque se pusieron todos mis amigos felices por mi, yo creo que se sienten re mal... D:)
Pero bueno... sinceramente, yo no podría hacer nada...
Así que estoy muy contenta. Muy. Y bastante culpable. Bastante.
Me despido así... besos, Pau.

1 comentario:

  1. FELICITACIONES!!! TE LO RE MERECÍAS! ya se me pasó la tristeza, asi q tranqui....

    ResponderEliminar