Acá...

lunes, 19 de septiembre de 2011

Sin disimulo.

Hoy no sé si fue un día rojo o verde.
Ya sé lo que están pensando: ¿por qué no amarillo, entonces? Pero... no. Tuvo cosas muy verdes y cosas bastante más rojas.
Sí, ya sé. Ay, Pau, ¡no exageres!
Pero no, no exagero. Estoy siendo completamente sincera.
Las cosas verdes fueron, por ejemplo, que la pasé genial con dos amigas mías que las amo, que el chico que me gusta me acompañó hasta la parada del colectivo y esperó hasta que me fui, que me saqué 9 y 10 en inglés y matemática respectivamente, y otras cosas más.
La cosa roja (porque sí, es sólo una) fue que tres amigas mías estuvieron hablando de mí. No sé si mal o bien, pero escuché mi nombre más de una vez y cuando pregunté me respondieron con excusas estúpidas que saben que yo no creo.
Lo peor es que son chicas a las que yo quiero mucho, pero mucho, mucho, mucho, muchísimo. Las amo. Son... no sé... unas de mis mejores amigas. Y me duele que hablen de mí a mis espaldas, ¡es horrible! Quiero decir, si tenes algo que decirme, decímelo en la cara u.u
Ni siquiera sé si estoy enojada con ellas, pero sí triste. No me importa qué es lo que decían, pero me dolió mucho que me miraran de esa forma, como riéndose. En fin...
Chicas; la próxima vez que hablen de mí, no lo hagan sin disimulo... :(

1 comentario:

  1. Dame los nombres de esas chicas!!!
    Genia por las notas!!
    Podríamos decir que es un día naranja...Si es que con verde y rojo se forma naranja :P

    ResponderEliminar